EL CÁNCER, ¿ES UNA TRAGEDIA O UNA OPORTUNIDAD?

 

Creando Retos

 

Introducción:

El lunes 10 de junio intervine como ponente en la Escuela Europea de Coaching, concretamente en las actividades que propone Alumni dentro del grupo de investigación de Coaching y Salud. Al cual pertenezco y con el que colaboro. Los asistentes en su mayoría eran Coaches profesionales y personas sensibilizadas con la temática. Para esta ocasión preparé el tema que a continuación comparto contigo.

 

Ponencia:

La vida, suele ponernos en situaciones difíciles en las que no hemos podido decidir nada. En menos de un suspiro, todo puede cambiar. En mi caso por casualidad, tras un accidente de moto, me descubrieron una enfermedad de esas que podemos bautizar como “compleja de superar”. Cuando me lo comunicaron, podría haberme lamentado y entrar en un bucle de queja (que si el accidente, que si la enfermedad…), pero NO, en mi caso, lo primero que hice fue dar gracias al accidente, ya que si no lo hubiera tenido y no me hubieran hecho un escáner, no hubieran sido posible detectar que tengo un Linfoma de Manto y ponerle remedio.

 

Desde el accidente hasta que me confirmaron que tenía un Linfoma, pasaron 30 días y 30 noches. Me habían adelantado que tenía algo grave, posiblemente cáncer, pero aún no tenía el gusto de que nos hubieran presentado formalmente. Vamos, que no conocía el nombre y los apellidos del susodicho. ¿Me importaba?, ¿tenía ansiedad? ¿preocupación?, PARA NADA. Lo que de verdad me importaba en ese momento era aprender a andar de nuevo, ya que tenía fracturado el fémur por tres partes.

 

Recuerdo especialmente el día 13 de noviembre, ya que fué cuando me presentaron formalmente a mi huésped. Las vueltas que dió Belén, mi hematóloga para decirme al final:- “Natxo tienes un Linfoma de Manto“-, que en cristiano quiere decir, “tienes Cáncer”. Pensé: –“¡CÁNCER!, ¿yo que no me pongo nunca malo?, ¡qué siempre estoy cómo un roble!”-. Que te cuenten que tienes una enfermedad, a bote pronto ¡impresiona!. Pero yo me dije: -“Natxo ¡lo tuyo son los retos!, este es cañero,¡pero tú puedes con eso y con la recuperación de la pierna!”- . ¡Claro! también había que contar con la opinión de la experta, así que le miré a los ojos y le pregunté: -“¿Tengo posibilidades?”-. Al confirmarme que sí las había, quería dejarle muy clara cuál era mi postura en ese momento y le dije: – “Belén, si tú pones el 100% ¡de esta salimos!, por mi parte no tengas dudas”– . Imaginaros la cara del médico… me estaba diciendo que ¡tenía cáncer! y yo le suelto eso…, hubo un momento de risas, que a mi por cierto, me vinieron muy bien para aflojar la tensión.

 

Mis conversaciones interiores y mi discurso era: – “¡De esta experiencia saldré mucho más fortalecido!”– no sé las veces que me repetí esa frase. Lo tenía todo a mi favor, yo lo sentía así: personas que me quieren, apoyo incondicional, un reto en toda regla, fortaleza mental (buenos ingredientes para prepárame mi medicina). El cáncer había llegado en el mejor momento de mi vida,  cuando más sereno, fuerte y decidido me encontraba. Por lo tanto, sólo quedaba superar el reto, y me hice un propósito en firme: –“¡Servirá para poder compartirlo con otras personas, porque es una experiencia vital en toda regla!”-.

 

Por ese motivo llamé a Kiko y me ofrecí como coachee para compartir mi caso con el grupo de trabajo de Biologia del Cambio del Observador (BCO). Entendía que era una gran oportunidad poder sentir en primera persona el Coaching, con un coach formado en BCO. Me asignaron a nuestra compañera Susana Punzón y juntos hemos avanzado a lo largo de  8 sesiones. Desde la primera hasta la última, todas han sido muy valiosas para mi crecimiento personal, para tener un espacio de reflexión, para conocerme aún más, y sobre todo, para canalizar mis emociones. El compromiso y la responsabilidad en las sesiones, enseguida marcaron un camino claro, que hemos peregrinando juntos, con aprendizajes vitales, independientes a mi estado de salud.

 

Al leer en el diccionario de Martel sobre mi enfermedad, comprendí qué pasos tenía que dar. Hasta entonces, intuía lo que necesitaba modificar, pero recibir ese regalo, era dar luz al hacer. En mi enfermedad, siempre he partido desde la oportunidad, nunca me he cuestionado: -“¿por qué a mi?”– siempre he pensado: –“¿para qué me he puesto enfermo?”-. Esa reflexión me ha dado la posibilidad de abrir puertas y de llegar a un grado de conocimiento sobre mi mismo, que hasta ahora no tenía.

 

“Si Cambias Tu Vida, Cambias Tu Energía”. Ahora que lo he experimentado y lo he vivido en primera persona, estoy en disposición de poder compartirlo con todo aquel que se encuentre en una situación similar. Nuestra vida cotidiana, pensamientos, sentimientos,… etc. nos mantienen en un mismo estado del ser, son el artífice  de repetir una y otra vez nuestras conductas, y por lo tanto, que veamos el mismo paisaje con los mismos resultados (dicho de otra manera, siempre obtengo más de lo mismo). Si queremos cambiar nuestro paisaje, tenemos que pensar, sentir y actuar de forma diferente,  no me estoy refiriendo a cambiar de personalidad, me refiero a gestionar de manera distinta, lo que hago con lo que recibo.

 

Os lanzo un Reto: ¡Decidid ser quien queráis ser! , despojaros de aquello que no os sirva (comportamientos, creencias y acciones que no os conduzcan al destino que deseáis). Parece una tarea compleja, ya que a nuestra mente regresan una y otra vez los mismos pensamientos, las mismas dudas y por lo tanto, los mismos resultados que hacen que a veces nos sintamos frustrados. Pero la solución pasa por una transformación en tu mente y en tus emociones. Para lograrlo necesitáis  dibujar en un lienzo con una nueva gama de colores, yo ilustré el mío al preguntarme PARA QUÉ TENÍA CÁNCER.

 

El cáncer, los médicos o la muerte no van ha decidir por mi. Mi vida y el modo en el que yo quiero vivirla, lo decido yo. Esa es mi mayor responsabilidad y mi compromiso, porque quiero disfrutar de cada segundo.

 

Es un proceso vital y transformador,  yo lo he experimentado y por eso quiero ahora compartirlo. ¡Por suerte!, yo partía con ciertos conocimientos sobre el Coaching que me ayudaron a manejar la situación desde un principio, pero aún así, no era suficiente, ya que no eres igual de objetivo contigo mismo, por eso me ha venido muy bien recibir un proceso de Coaching y contar con un COACH con C mayúscula.   Realmente una enfermedad puede ser un gran vehículo, pero sólo si sabes cómo manejarlo. Todos sabemos que un  coche de Fórmula Uno es potente y rápido, pero ¿seríamos capaces de sacarlo del box sin ningún tipo de asesoramiento?

 

Hace un par de años me hubiera preguntado ¿por qué a mi? Ahora solo me pregunto: -“¿para qué me sirve tener cáncer?”- y la respuesta la tengo clara:  ¡Para darme la oportunidad de vivir en primera persona la transformación!. Ahora además de la teoría, tengo la práctica. La experiencia y el conocimiento que me ha aportado, sin duda me hacen ser un excelente compañero de viaje para personas que estén inmersas en una situación similar a la que yo estoy viviendo. En nuestra vida todos podemos decidir con qué colores queremos ver las cosas, la elección es sólo nuestra. Las circunstancias son las que son eso es innegable, pero la gestión de ellas, son lo que nos hacen diferentes y por eso, los Coaches, somos una gran opción para acompañar en procesos de transformación vitales.

 

El cáncer te ofrece la oportunidad para completarte, para solucionar estados emocionales, para hacer una mejor gestión de nuestros recursos y sobre todo para ser mejor persona. Donde el presente cobra el mayor de los protagonismos por eso mi recomendación es  ¡VIVIR EL AHORA!

 

Hasta aquí no he llegado solo, por eso me gustaría agradecer a mi familia, y en especial a Olga mi pareja por su generosidad, y ser un puntal en mi vida. También a mis amigos, compañeros de promoción, a la EEC / BCO por facilitarme el espacio que compartimos. Especialmente a Beatriz Pantín, Silvia Guarnieri, Alfredo Castejón y Kiko Junquera, por su seguimiento y aliento. A mi coaches, ya que el espejo que me han mostrado ha permitido gestionar mi vida bajo mis deseos, muchas gracias Susana Punzón y Daniel Paglia. Al equipo médico que con tanta maestría me acompañan a la cabeza las Doctoras Belén Navarro (Hematóloga) y Esther García Paredero (traumatóloga) y a todo el personal que da sentido cada día al Hospital Puerta de Hierro.

 

Quiero hacer una mención especial a Arene, alguien muy especial para mí, ya hoy preparando esta conferencia, coincide que hace dos años nos despedíamos físicamente. Cada día su energía está conmigo y es parte de mi ser, su magia está con nosotros ahora.

 

¡¡¡¡¡Muchas gracias a todos!!!!!!!

 

Natxo Requena

24 pensamientos en “EL CÁNCER, ¿ES UNA TRAGEDIA O UNA OPORTUNIDAD?

  1. SER líder es una de las palabras más de moda. En este momento centenares de personas en todo el mundo están escribiendo sobre cómo llegar a ser ungido con los óleos mágicos que otorgan esa condición. A menudo se confunde con ser el que da órdenes, el que aporta rápidamente una idea o con el que toca el violín tranquilamente mientras el transatlántico se hunde.
    Y, ¿SER coach? La respuesta se complica más. Tener visión, sudar confianza por los poros, acompañar, compartir, ser honesto, ser consecuente, luchar, sentir, amar, vivir.
    Gracias Natxo, por SER.

  2. Gracias Chema, para mi la palabra compartir cobra el mayor de los sentidos, es la palabra que proporciona muchas de las respuestas, que las personas buscamos.

    Un abrazo amigo, estamos en el camino compartiendo.

  3. Muchas gracias por compartir todo esto Natxo, porque en cada palabra nos haces estar un poquito más cerca a todos los que formamos parte de tu club de fans en la que por su puesto, me considero la nº 1.
    Como diríamos aquí en Murcia entre la jerga de los jovenzuelos: ¡acho, estás hecho un máquina! 😉
    Un besazo enorme de Juanpe y mio, que te seguimos muy cerca desde aquí!

  4. Napoleon Hill : “Todo obstáculo o problema lleva intrínseco en si mismo un beneficio equivalente o mayor”.
    Este señor dedicó 25 años de su vida en condensar este pensamiento en sus obras.
    Tú en unos meses, con tu día a día me has hecho entender al fin el autentico significado.
    Gracias Natxo, gracias por como dice Chema “SER”

  5. Hola Natxo, me ha encantado parar un poco y leerte. Leerte con tranquilidad y reflexión. Lo primero que he pensado es que soy afortunado por tener tu mail, tu teléfono y tu segura disposición a ayudarme en cualquier cosa que necesite. Los que no te conozcan dirán, éste es un buen amiguete de Natxo, y no es así, soy una persona más que pasó puntualmente por tu vida y que quedó impresionado por tu personalidad. Principalmente por como te das a la gente sin reserva ni condición.

    Lo segundo que he pensado es que estás escribiendo para ayudarnos a nosotros. De un problema vislumbras la oportunidad, y la compartes. No creo en la vida de color de rosa, creo en la alegría de vivir formada por el fallo, la duda, la imperfección, el desaliento… Creo que son cosas que nos hacen crecer y valorar verdaderamente los grandes y pequeños momentos en esta aventura tan maravillosa que significa la vida. Por todo ello, sé que en ti habrá momentos malos, desazón, tristeza, y el peor de todos… impotencia. Te animo a que hables también de esos malos momentos siempre que lo creas oportuno, porque esos también nos enseñan, yo diría que más que los buenos.

    Lo tercero que he pensado es que hay mucha gente enferma, con males de diversa naturaleza, que necesitarían tus palabras de aliento, y sobre todo tu experiencia, vivida desde dentro de la enfermedad. Te animo a que propongas tu apoyo a diferentes hospitales, principalmente relacionados con la psiquiatría. Podrías ganarte la vida haciendo el bien, no sólo a empresas, sino a personas, que son los motores de esas empresas tan necesarias para todos.

    Me despido Natxo, con respeto y admiración, y con ganas de compartir un momento offline contigo.

  6. Muchas gracias por los comentarios Nora, Maite y Fran, es un lujo poder intercambiar opiniones y recibir vuestros feedbacks.
    Fran,
    Por supuesto, lo tengo presente que hay días más bajos que otros, con más o menos apatía, desazón, tristeza. Pero lo importante y lo que marca la diferencia no es saber que existen ese tipos de días, que ya te confirmo que los hay. Lo importante es saber qué se hace con esas situaciones, eso es lo que marca la diferencia para poder tomar actitudes diferentes y por lo tanto tener resultados diferentes.

    Hay que perder el miedo a solicitar ayuda, cuando uno la necesita. Ponerse en manos de un buen Coach profesional es darse la oportunidad de crecer como persona y querer tomar las riendas de tu propia vida.

    Os mando un abrazo enorme y seguimos compartiendo.

    Natxo Requena

  7. Y yo con lo que hablo..y yo con lo que escribo..solamente a veces..el silencio de mis labios tapa lo que hoy mi corazón dice..Natxo..es precioso lo que hoy he leído ..me has emocionado mucho.

  8. NACHO,admiracion y reflexion es lo que me ha causado.la valentia de superar todos los obstaculos, y decidir como vivirlos , es de admirar,, eres de muy buena pasta, .. .

  9. Muchas gracias por vuestros comentarios, leeros y saber que algo que escribes y preparas con ilusión pueda servir es ilusionante. Rami, bienvenida a mi vida, espero que podamos seguir compartiendo.

    Feliz día

    Natxo

  10. Como diria mi aita tu siempres seras especial.Un hombre ,que se ha movido por medio mundo y tiene 92 años creo que su opinion es muy valida. Un abrazo

    Zorkun

  11. Bueno Natxo, me alegro de que te lo tomaras así y que pudieses vencerlo pero, y grande como una casa, la actitud NO lo es todo. A mi, cuando me diagnosticaron Hodgkins, estaba aturdido, aunque ya sabía que podría tenerlo. Mi respuesta no fue tan positiva como la tuya pero cogí el toro por los cuernos y lo superé. Por el contrario, he conocido personas que, con tu actitud, se quedaron por el camino después de una lucha sin cuartel. Yo doy gracias al cáncer por haberme permitido ver crecer a mi hijo, cuando me lo dijeron tenía 5 meses mi hijo, y decidí luchar no sólo por mí, sino por él también, y gané la batalla. Todos los días espero un anuncio “la Comunidad Científica ha encontrado la cura definitiva contra el cáncer”, mientras tanto, doy mi apoyo a quien lo necesita pero, permíteme, el artículo, en muchos aspectos, es muy presuntuoso. Cada persona lo supera, o no, de una manera, no es cuestión de superar retos, es cuestión de que no te había llegado la hora. Ya sabes el dicho “más vale llegar a tiempo que rondar 100 años”. No obstante, me alegro hasta el infinito de tu positiva experiencia porque yo he pasado por lo mismo y sé de lo que hablas pero, amigo mío, la voluntad no lo es todo. He leído sobre estados de ánimo y plantas, medicinas, apoyos, etc, pero en ningún sitio he encontrado la panacea de la cura. He visto personas arrojar la toalla y curarse al igual que he visto personas infinitamente más fuertes que yo quedarse en el camino. La consecuencia del cáncer es la fortaleza que te da cuando lo superas, en eso estoy de acuerdo, pero hay mucha gente que se lamenta durante toda su vida y se pregunta “¿por qué a mí?”. Yo me lo pregunté, luché y vencí, eso es todo. Ahora tengo una nueva vida, maravillosa, pero dura y difícil, como todas.

    • Hola José Antonio,

      Muchas gracias por aportar tu punto de vista y por compartirlo, es una suerte poder conocerlo de alguien que ha superado un proceso de cáncer.
      Enhorabuena por tu página, es de gran ayuda para muchas personas que estamos atravesando una enfermedad como el cáncer o para nuestros familiares.

      En mi caso y quizás no lo haya expresado bien, no hablo de la superación del cáncer, de hecho ni siquiera lo he superado, si a la enfermedad te refieres. No hablo de mi proceso médico en mi entrada, lo que hablo y eso permíteme que discrepe contigo, es lo que yo hago con lo que me pasa, para mi el cáncer me sirve para curarme emocionalmente (sigo sin hablar de la enfermedad), para vivir la vida como yo quiero. No tengo ni idea si cómo dices, me quedaré en el camino o lo superaré, pero sigo diciendo que a mi lo que me importa es la manera de vivir ahora. Porque en el camino nos quedamos todos, antes o después, con cáncer o sin cáncer. Lo importante para mi es qué hago yo en ese camino… De eso habla mi historia, de la actitud de cada minuto que vivo.

      Te mando un abrazo enorme y te animo a que sigas difundiendo tu mensaje, que también es muy necesario, no dudes en contactar conmigo.

      Natxo Requena

  12. Por otro lado Natxo, tampoco quiero que te tomes a mal mi comentario, ojo, nada más lejos de la realidad. Yo tengo un blog en Facebook en el que puedes entrar si quieres ” https://www.facebook.com/pages/Entra-y-Habla/124805611040234 ” y darle un me gusta y difundirlo. Son palabras de ánimo y apoyo a aquellos que, por uno u otro motivo, lo pasan mal, no necesariamente tiene por qué ser cáncer. Yo también soy coach, de verdad, me dedico a eso y, si podemos trabajar juntos en dicha tarea estaría encantado. Es más, siempre he necesitado a alguien de mi empuje, garra y ganas para poder culminar mi pensamiento y mis sentimientos, así que, aquí me tienes para lo que te haga falta hermano. También te dejo mi correo ja.collantesmartin@gmail.com por si quieres que crucemos ideas para llevar a cabo nuestro fin común.

    Un saludo y que pases un buen día.

    • Soy consciente que el cáncer conecta con las personas desde el miedo, la pérdida, la impotencia, la lamentación… Es una opción muy real cuando conoces la noticia, pero tienes opciones a partir de ese momento. Me escribía un amigo en el blog y me pedía que hablara de los días que se siente importancia, otro amigo que se ha cruzado en mi vida me daba su opinión, después de leer mi post compartía conmigo que para el era muy presuntuoso. Quizás no le falte razón y tengo que agradecerle que me de la oportunidad de poder mirarme y hacer una autocrítica o una aclaración.
      Lejos queda mi intención de alejarme de la realidad y soy consciente que según que leas y como lo leas te puede llegar de una manera o de otra. Pero le entiendo perfectamente a José Antonio, le agradezco mucho su reflexión, me da la oportunidad de entender que mi post pueda perder contacto con aquellas personas que se sientan de otra manera.
      Tener miedo o impotencia es lícito inclusive es lo normal, pero quedarte en esa situación es donde puedes marcar diferencias. Las personas nos apoyamos, uno como José Antonio le sirvió su paternidad, hacía 5 meses que era padre y quería ver crecer a su hijo. Yo he decidido sacar mi enfermedad de mi vida, centrar mi día a día en otras opciones como el crecimiento personal, descubrirme como ser humano, no tengo hijos, pero las dos opciones son geniales para conseguir un modo de vivir. Yo lo llamo actitud, frente a la enfermedad, sin dejar de ser consciente de lo que tengo y de las posibilidades que tiene tener un linfoma de manto en mi caso.
      Soy consciente que según los médicos las posibilidades son 3 años y en el mejor de los casos son 6, si el transplante no es una opción posible. Por lo tanto soy el primero en ser consciente de mi enfermedad, pero también soy consciente de mis posibilidades día a día, por eso me niego a pensar en una cuenta atrás, vivir mi momento es mi opción elegida, pero eso no me desconecta de una persona con cáncer y que sienta miedo, impotencia o una desazón.
      Una cosa es tener un momento de esos y otra muy distinta articular tu vida alrededor del cáncer.
      Yo lo veo así y con esa coherencia decido vivir.

      Un abrazo y todo mi cariño para las personas que están atravesando una situación de forma directa o como familiar.
      Es duro, pero se puede vivir, esa elección es de cada uno.

      Un abrazo y muchas gracias Fran y José Antonio por vuestras aportaciones.

      Natxo

  13. Cuando me ha mandado tu madre el enlace y me he puesto siento que gracias a personas como tu los retos de la vida siempre son afrontables.
    Gracias por lo que nos enseñas

  14. Buenas Natxo,

    He llegado a tu blog, por pura casualidad. En estos momentos y al igual que tu, estamos bailando con la más fea. Nos ha tocado y punto. No le doy más vueltas, sin embargo, desde que me diagnosticaron leucemia, he visto cómo trabajo y amigos desaparecían y he notado la soledad, sin embargo, he de decir que la enfermedad ha sido un regalo. Déjame compartir lo que escribí hace poco:

    “A punto de cumplir casi 18 meses juntos, eres lo mejor que me ha pasado en la vida. Desde que nos conocimos me has abierto los ojos y me has enseñado a ser un inconformista, a saber qué quiero hacer realmente con mi vida. Me has enseñado la diferencia entre un amigo y un conocido. Me has enseñado que esta vida es corta y que hay que vivirla haciendo lo que uno realmente quiere, incluso sabiendo que la sombra del fracaso está cerca. Me has enseñado a huir de la mediocridad y de los mediocres, a querer hacer algo remarcable e incluso imposible, a querer dejar un legado aunque esto signifique morir intentándolo. Eres lo mejor que me ha pasado en la vida, mi querida Leucemia..”

    No obstante he pagado el precio por el regalo: No te voy a engañar diciendo que estoy bien. Llevo buscando trabajo, asistiendo a entrevistas (aún mal por los efectos de la medicación) y viendo como se me cierran las puertas, pero así consiste la vida, en golpear, recibir y avanzar.

    Un saludo!

    • Hola Víctor,

      Muchas gracias por compartir tu historia, se me han puesto los vellos de punta, al leerla.
      En 6 líneas me ha llegado tu determinación, tu empuje y también tus necesidades y entindo cada una de tus palabras.

      No tengo datos suficientes para saber la situación de empleabilidad en la zona donde estás buscando. No obstante, comparte conmigo tus inquietudes y qué estás haciendo para encontrar trabajo con más detalle. Tengo la intuición que lo que hoy crees debilidades, pueden ser puntos fuertes. Pero para eso necesito más información sobre ti. Si te apetece compartirla conmigo, podemos trabajar el reto que tienes.

      Te invito a entrar en Facebook SonRetos, para que conozcas mi labor profesional. También tienes mi dirección de correo si quieres compartir conmigo.

      Recibe un abrazo enorme y te doy las gracias por tu generosidad.

      Natxo

  15. Hola Naxto, tu madre me mandó el otro día el vídeo de tu conferencia que escuché con atención y gusto de verte fuerte y decidido a que cada día sea un “día especial”. Al oírte pensaba que yo conocía bien esa energía y generosidad, y es que todos nosotros llevamos dentro aquellos valores que nos inculcaron y que observamos en nuestros padres y tú Naxto, tienes unos padres que siempre están ahí ,
    incondicionalmente, dándose plenamente, con alegría y positivismo. Cuando entro en casa de tus padres, siempre me hago la misma reflexión ” esta casa está impregnada de amor”.
    Estoy con ellos y contigo mandándote mi energía. Gracías por ser como eres. Un besazo. Isabel

  16. Espléndida tu conferencia Natxo. Cuanta verdad tienen tus palabras!!!!!!!!!!
    Ha sido un verdadero placer haberte conocido.
    Un fuerte abrazo

Deja un comentario