HE SUSPENDIDO… ¿AHORA QUÉ?

sonretos coche

La semana pasada atendí en consulta a una persona que se había presentado en ocho ocasiones al examen práctico de conducir. Hoy se presentaba de nuevo, por novena vez. Lo importante y maravilloso de la historia no es que haya aprobado, lo importante para mí, es que la persona ha tomado conciencia… “¿Para qué estaba suspendiendo?”. En el momento en que se ha permitido entender sus patrones, ha realizado cambios en su vida.

El discurso que circulaba por la cabeza de la consultante era: “no seré capaz; no soy válida; los nervios me juegan malas pasadas; no estaré a la altura… etc.” Pero ninguna de esas creencias muestran lo que en realidad nos quiere denunciar el acto de suspender el examen, ¡ahí no está la historia!, la historia está detrás de la historia.

Para mí el coche es un arquetipo, es nuestra vida. Por lo tanto, a la pregunta “¿para qué suspendo el examen de conducir?” cada respuesta será única, cada uno tendrá la suya. En este caso real que hoy comparto, era para mostrarle que ella no estaba llevando su vida, no se daba el derecho a conducir su propia vida, para ella era más fácil que fueran otros quienes condujeran. Vivía la vida de algunos familiares, porque ellos no habían podido vivir la suya. Por supuesto ella no era consciente de estos patrones, que pudimos desgranar en consulta. Si no hubiera suspendido varias veces, hoy no sería posible que estuviera dándose la oportunidad de conocerse. 

Por lo tanto, la próxima vez que se repita algo en tu vida, quizás antes de juzgarte según el resultado de los acontecimientos, puedas observar una posibilidad de descubrir algo sobre ti, que te aporte un aprendizaje. En el momento que se toma conciencia, tu forma de pensar cambia y por lo tanto, tus acciones y acontecimientos también lo hacen.

Hoy que se examinaba de nuevo, al finalizar la prueba, me ha trasmitido que por primera vez se había sentado en el coche sintiendo y respirando la sensación de que HOY SÍ estaba conduciendo su vida. Durante el recorrido del examen, unas palabras venían una y otra vez a su mente, eran de un ejercicio que hicimos la semana pasada “disfruta al máximo de lo que estás haciendo, respira la sensación en todo tu cuerpo, esa sensación es ¡Tu Libertad!”. 

“Causalmente” ya tiene su carnet de conducir, hoy es libre para decidir su destino. Nada de lo que acontece en nuestra vida es casual. Ser conscientes de nuestros patrones, es el acto de libertad para nosotros y para los que nos rodean.

Soy un aprendiz de la mente humana, de la BioNeuroEmoción, del Coaching, porque abren las puertas a la posibilidad,  a que un individuo tome conciencia de si mismo y pueda SER libre.

Gracias M. G. por permitirme acompañarte y aprender contigo.

Os deseo justo lo necesario para alcanzar vuestra libertad. 

Mis próximos eventos.

Feliz día

Natxo Requena

Un pensamiento en “HE SUSPENDIDO… ¿AHORA QUÉ?

  1. Me ha encantado esta estoria,pienso que a mi me esta pasando algo parecido. Ya llevo 6 suspensos y eso es necesario que tengamos conciencia de lo somos y de lo tanto que podemos hacer,creer en nosotros mismos,fundamental!!
    Gracias

Deja un comentario