Si no te lleva a ninguna parte…

SonRetos

 

“A veces es bueno cerrar algunas puertas… no por orgullo ni soberbia, sino porque ya no llevan a ninguna parte”.

Hace un par de días me regalaron esta reflexión y le he estado dando vueltas, es más, la he utilizado para cerrar un diálogo de reproches entre dos personas.

En ocasiones, nos empeñamos en defender “nuestra razón” por encima de todo, porque nos parece que eso nos aportará bienestar. Pero realmente lo hacemos desde nuestro ego y desde ahí, se aporta más bien poco. Gracias al ego, creemos que percibimos lo correcto, que estamos en posesión de la verdad, que nuestro punto de vista es el más adecuado.

Cuando se produce un diálogo de ping-pong, cada emisor reproduce su realidad, tan válida la del uno como la de otro, pero que no conduce a satisfacer a ninguna de las partes.

En ocasiones tenemos la necesidad de tener razón, nos gusta que nuestras opiniones o percepciones, sean vistas por los demás como correctas.  Discutimos acaloradamente solo porque estamos convencidos de que tenemos razón ¿pero el motivo de la discusión es realmente lo que era importante para nosotros? Cuando nos perdemos en esa trampa perdemos de vista nuestras prioridades.

Por eso, un camino válido es cerrar la conversación, sin orgullo, sin soberbia, sin posos que denoten el ego de quien las emite. Una misma frase dicha desde la humildad, sencillez, naturalidad y franqueza puede obtener resultados muy diferentes.

Son Retos que debemos proponernos cada día. Ser conscientes de que nuestra forma habitual de reaccionar es reactiva y en muchas ocasiones es fuente de conflicto, malestar y sufrimiento, nos ayudará a  ampliar nuestra mirada y dejar de perder energía de forma innecesaria.

Si te ves en una situación similar, quizás la recomendación es que te sitúes en la parte contraria a la tuya. Observa con esa distancia y cuestiónate ¿para qué estás jugando una partida de ping-pong?, la respuesta que obtengas, será lo más valioso en un cruce de reproches.

Como siempre, nos seguimos leyendo.

Un abrazo,

Natxo Requena

Un pensamiento en “Si no te lleva a ninguna parte…

  1. En una sesión de coaching, aprendí lo mucho que nos cansamos discutiendo,(casi siempre temas sin importancia) intentando llevar la razon,siempre agradeceré lo diferente que es para mi ahora cuando me enfrento a este tipo de situaciones,que fácil es cuando alguien encuentra la forma de que lo veamos y cuanto tiempo estamos dando vueltas,sin hallar la solución

Deja un comentario