Tengo abortos espontáneos ¿Para Qué?

Imagen

mamá embarazada

Que por la mañana suene tu whatsapp y que compartan contigo una imagen de un bebé recién llegado a esta vida… de por sí, se trata ya de un regalo. Pero mi mayor regalo es ser testigo de cada una de las personas que acompaño cada día en consulta, observando su posibilidad desde el momento que nos encontramos.

Hace unos meses una colega me derivaba a una clienta, el primer día que tuve la oportunidad de hablar con ella, bastó con las primeras dos frases para percibir la ansiedad, la desconfianza y quizás incredulidad hacía la BioNeuroEmoción. Tenía todo el derecho y por supuesto yo no estaba en esa conversación para hacerle pensar en lo contrario, pero sí me permití compartir mi intención, una vez leí una frase que rezaba; “quien venga a ti, que se marche con más paz que con la que vino”. Esa es mi única intención, poner mi 100% con cada una de las personas con las que me encuentro.

Para ponernos en contexto, estamos hablando de una persona que quería traer al mundo un segundo hijo, hasta en 4 ocasiones había abortado recurrentemente en los últimos años. El diagnóstico médico, salvando tecnicismos, se producía por una alteración hormonal de la cliente, dicha alteración llevaba al desenlace de aborto espontáneo.

Cuando me llamó, quise aclarar que yo NO la iba a ayudar a revertir la situación que se venía produciendo de forma reiterativa y, menos aún, mientras mantuviera como único deseo el hecho de ser madre de nuevo. Lo primero era compartir y ver desde el síntoma la oportunidad que éste le ofrecía, para lo que acordamos tener una primera sesión, en la cual ella se pudo hacer consciente del estado en el que se encontraba y también pudo observar el patrón emocional que se estaba mostrando a través del síntoma: “Tengo que estar a la altura y he venido al mundo siendo lo contrario de lo que deseaban mis padres.” A partir de ese momento se empezaron a abrir puertas que declaraban situaciones vividas, pensamientos generados y creencias instaladas de una manera consciente e inconsciente.

En las sesiones que mantuvimos posteriormente emprendimos un recorrido por sus creencias, por su manera de pensar y por lo tanto por su manera de proceder. Ella advirtió el nivel de exigencia auto-impuesto al que se sometía inconscientemente. Éste era tan alto que estrangulaba de una manera simbólica a la vida que deseaba traer al mundo. Había depositadas tantas expectativas, que el mero hecho de volver a fracasar, “así vivía cada aborto”, era la somatización más absoluta para generar un estado de estrés y una culpabilidad muy elevada.

Por supuesto no entraré en los pormenores de las consultas, pero hicimos un recorrido por los patrones emocionales que vimos a través de su proyecto sentido y en el estudio de su árbol transgeneracional. Me gustaría compartir y resaltar a través de estas líneas lo hermoso que es ver la transformación de un ser humano cuando se hace consciente de su “Para Qué”. Con estas circunstancias y a través de cada experiencia me hago consciente de en qué manera mi trabajo me devuelve 100 veces más de lo que yo le doy.

Gracias a este camino que decidimos recorrer juntos, los días transcurrieron a través del acompañamiento de la BioNeuroemoción dando paso a una persona que tomaba las riendas de su vida. En cada sesión se hacía más conscientes de sus patrones emocionales, de sus miedos y necesidades. Unos incorporados de serie el día que vino al mundo y otros a través de su manera de sentir y pensar que había adoptado con el único fin inconsciente de “Ser Aceptada en su Sistema Familiar”.

Esa foto que recibí por la mañana era la de su bebé recién nacido, era la foto del hijo que había venido al mundo. Gracias por compartir conmigo tan bello regalo. Sin embargo, el regalo más bello que he podido recibir es observar cómo la biología se muestra equilibrada cuando tomamos conciencia de nuestros desequilibrios, cómo se equilibra y da otra posibilidad cuando uno decide dejar caer sus máscaras y, por supuesto, dejar de tener miedo a Ser. Creo que cuando uno pasa de sentirse víctima de 4 abortos a ser consciente de que esos 4 abortos son la llave para descubrirse, la vida simplemente hace lo que venía haciendo, equilibrarse, pero esta vez mostrando una realidad diferente.

Bebe dormido

Sinceramente ver a una persona que es capaz de volver a mirarse, tratarse con respeto y ser consciente que la opinión que ella tiene de si misma no varía en función de ser o no madre de nuevo. Ese es el gran regalo de la vida en forma de 4 paquetes con un lazo; Detrás del síntoma se encontraba el Para Qué la vida le había puesto cuatro posibilidades de tomar conciencia, y hoy así poder sostener conscientemente en su nueva vida, a una nueva vida que hoy se encuentra entre sus brazos.

Gracias por hacerme testigo de tu generosidad y sobre todo por ser tan valiente, gracias de corazón.

Bienvenido a tu bebé, felicidades a toda la familia.

Natxo Requena García

Coaching – BioNeuroEmoción

 

 

La vida es una carretera … de doble sentido.

Camino de sueños

“La lámpara de tu cuerpo es tu ojo; si tu ojo está sano, todo tu cuerpo estará luminoso; pero, si está enfermo, tu cuerpo estará a oscuras.”  (Lc 11,34)

El más elevado acto de amor no viene de ayudar al otro, no proviene de un acto de servicio, es más bien un espacio que se abre de escucha, de contemplación y de visión. Cuando ayudamos a las personas, lo que haces es servir, aliviar y hacerte cargo de su dolor… Pero cuando las puedes observar desde ese punto de posibilidad, en ese preciso instante observas su belleza, su bondad… en esa realidad lo que haces es transformar y crear.

Imagina poder observar a la personas con las que compartes, en estas fechas tan familiares. Dejando a un lado la posibilidad de ver al otro a través de la historia, del pasado de aquella conversación enquistada en el dolor, de aquella situación incomoda no resuelta. Dejando a un lado el conocimiento o la experiencia, buena o mala, que tengas de ellas. Imagina por unos segundos, permitiéndote desprenderte del pasado… de ver por vez primera a esa persona, descubriendo su esencia y su momento… ¡Guauuuuuu!
Ahí en ese preciso momento uno se puede dar cuenta que no es capaz de amar lo que no estás descubriendo por primera vez en cada momento.

Sólo necesitas una pequeña licencia; deja de juzgar y no serás juzgado.

La Fontana abrirá en el 2016 en febrero de nuevo sus puertas el 5, 6 y 7 para celebrar su Retiro de invierno. Ven a descubrir a darte la posibilidad de ver por primera vez a las personas que acompañas y te acompañan cada día de tu vida. 

Últimamente en mis conferencias suelo decir, que la carretera de la vida puede tener dos direcciones, siempre tenemos la posibilidad al igual que pensamos que las cosas son difíciles… elegir el sentido contrario de la carretera “Tomar consciencia es una actividad fácil y en muchos momentos hasta divertida!

Las plazas se suelen ocupar por completo en los primeros días, si sientes que  ha llegado el momento de hacer fácil lo difícil, si sientes que hay otra posibilidad de respetarte, de amarte. Quizás sea tu momento de venir a compartir y permitirte descubrirte como si fuera la primera vez que lo hicieras.

Te esperamos como siempre con los brazos abiertos y sabiendo que será un momento único por lo tanto todo por descubrir juntos. Tenemos la tendencia de ponerle etiquetas a los talleres, a las conferencias a los retiros… realmente son espacios donde se establece una posibilidad, carece de objetivo, carece de resultado. Cobra sentido vivirlo cada minuto, ese es el regalo.

Si lo deseas puedes consultar el calendario de eventos, si quieres más información sobre el retiro u otras actividades en las que participaré en los próximos días.

Feliz camino de descubrimiento, feliz Solsticio de invierno

Natxo Requena García

BioNeuroEmoción & Coaching
ww.natxorequena.com

AMAR SIN ETIQUETAS

 

natxoRequena Amor

Hoy me apetece compartir contigo, que me acompañas en este momento de tu vida, para agradecerte el gesto. Gracias por darme la oportunidad de que estas palabras escritas, resuenen dentro de mí y me sirvan para escucharme.

Cuando vosotros llegáis a mi vida para realizar un retiro en convivencia, un taller, una conferencia o simplemente me enviáis un mensaje, me estáis proporcionando la ocasión de contemplar vuestro Ser. Me estáis mostrando vuestra posibilidad, sin taras ni defectos.

Hoy me hago más consciente, al tomarme estos minutos para pensar, que el acto de amor no proviene de dar, ayudar, consolar, en definitiva, de aligerar la carga o el dolor de las personas que acompaño. El acto de amor proviene únicamente de la observación, de la posibilidad de aceptar a cada una de ellas, y verlas como si fuera la primera vez que las conozco.

No es posible amar aquello que ya he enjuiciado o etiquetado de algún modo. Sin embargo, generalmente nos resulta demasiado fácil hacerlo, aplicar un estereotipo. En este proceso, es el ego o la sociedad, el que ejerce un control casi absoluto sobre nosotros, enraizándose en nuestro SER.

Pero pensamos que el acto de soltar “éstas amarras”, nos lleva casi a un acto de muerte simbólica. La mejor manera para explicar esto, sería hablar de una adición, como por ejemplo, el alcoholismo.

Piensa por un momento en un joven de corta edad en pleno descubrimiento de su vida. En ese proceso empieza a ingerir pequeñas cantidades de alcohol los fines de semana, como un acontecimiento social. Poco a poco esto se convierte en una necesidad, y el cuerpo le demanda mayor cantidad de ingesta y en menor plazo. Finalmente la falta de esa bebida le resulta tan insoportable que prefiere morir.

Cuando nacemos lo tenemos todo, sentimos la vida y no la cuestionamos, simplemente abrazamos la posibilidad de descubrir y experimentar. Pero ¡de repente!, nos vamos inyectando inconscientemente, del reconocimiento, de la aprobación, del prestigio, del poder… en definitiva “drogándonos”.

Hoy sin ir más lejos, me he dado cuenta de “mi propia droga”. Suelo utilizar mucho el término “COMPARTIR”, y hoy la vida me ha demostrado qué hay detrás de esa palabra. Una persona me ha enviado el siguiente mensaje:

“Me apetece compartir contigo esta frase de Mujica. La he escuchado hoy y me ha recordado a ti: LA GENEROSIDAD ES EL MEJOR NEGOCIO” ( José Alberto Mujica Cordano, conocido como Pepe Mujica, es un político uruguayo. Fue el 40º Presidente de Uruguay entre 2010 y 2015).

Al leer el mensaje, me han venido a la memoria, todas esas veces que me he sentido tan lleno por recibir elogios y reconocimientos. Hasta hoy, no era consciente de la energía que necesitaba diariamente, para poder mantener viva esa posibilidad y así tener mi “chute”.

Siempre me he volcado en las personas para que no cambien su opinión sobre mí, para poder seguir recibiendo “mi dosis”. ¡Guau! En este momento, me estoy haciendo consciente de la lucha interna que he mantenido toda la vida, para alimentar mi ego. Para no fallar a las personas y para convertirme en el personaje, que yo he creído que era el adecuado para dar sentido a cada relación.

Al observarme, me he dado cuenta de la desgarradora realidad que mantenemos. Nos conducimos por un camino de miedo, de control para no fallar, para no ver la posibilidad en el otro, de las críticas o de mis fallos. ¡Es absurdo! He entregado mi vida, a hacerme dependiente “de mi propia dosis” de necesidad de agradar, de ser bueno, de ser generoso.

Cuando nos sentimos criticados o no valorados, acudimos al consuelo, a la búsqueda incesante de aprobación. Vivir sin las personas acarrea el dolor agudo de la soledad, así que necesitamos su reconocimiento, solo para no sentir el dolor de vernos rechazados, solos y abandonados. Pero este baile, es cansado, agotador y crea un estado de tensión sin fin.

Cuando esto ocurre en nuestras vidas, ya no estamos compartiendo nuestra posibilidad de mostrar o sentir amor, simplemente nos hemos abandonado a conseguir “nuestro chute de droga”, para conseguir ese estado óptimo. Quizá, la forma de volver amar sin reservas, sea reconociendo la adición. Entrando en un proceso en el que pedimos al “drogadicto” que deje su dosis, su fuente de placer, aquello que representa su felicidad, para volver a ver a las personas no como fuente de reconocimiento, sino como seres en su estado puro. Es como pedirle al alcohólico, que sustituya el chato de vino, por un paseo por el campo y una puesta de sol.

Y ahora me pregunto… ¿podremos hacernos cargo de nosotros mismos emocionalmente?, ¿seremos capaces de no necesitar la aprobación de terceros?, ¿sabremos vivir sin ser una persona especial para nadie? ¿estaremos dispuestos a no considerar a nadie de nuestra propiedad?

Aún no tengo todas las respuestas, porque estoy en mi camino de aprendizaje. Pero sé, que cuando estoy centrado en lo que hago, amo profundamente sin esperar nada, simplemente me abandono al proceso y lo experimento. Cuando estoy en los talleres, en los retiros, en las conferencias o en una sesión, estas actividades me permiten abrazar mi posibilidad de desprenderme del resultado y de centrarme únicamente en aquello que estoy compartiendo.

Desde luego, para mi la vida es una posibilidad absoluta para descubrirnos. Y permitírmelo, es lo más cercano que yo he encontrado para poder mirarme a un espejo y abrazar aquello que observo.

¡Feliz día!

Natxo Requena

Coaching de Salud & BioNeuroEmoción

Información sobre mis próximos eventos aquí