¿QUE ES LA BIONEUROEMOCIÓN?

¿Qué es la Bioneuroemoción?

La BioNeuroEmoción es un método de investigación cuyo objetivo es: encontrar las claves emocionales, identificar la emoción Oculta que subyace detrás de todo comportamiento disonante, expresado en formas de conductas antisociales, violencia, adicciones y síntomas físicos llamados enfermedades.

La BioNeuroEmoción es un método que permite optimizar los tratamientos que cualquier cliente recibe, sean alopáticos, complementarios o tradicionales.

La BioNeuroEmoción estudia a partir de la desadaptación y la sintomatología de las enfermedades, los programas biológicos que la naturaleza tiene para adaptarse al medio. Trabaja sobre el desaprendizaje y el posterior aprendizaje. ¿Cómo lo hace? Utilizando la metodología de la PNL (Programación Neurolingüística), La Hipnosis Ericksoniana, El Transgeneracional, El Proyecto Sentido y Los Ciclos Biológicos Memorizados.

La BioNeuroEmoción es el arte de acompañar a la persona a encontrar la emoción oculta, la que se halla asociada al síntoma (la enfermedad o disonancia conductual) y el sentido que tiene desde la historia personal, familiar y transgeneracional, para hacerla consciente y así poderla tratar mediante técnicas de desaprendizaje y así favorecer la curación mediante la liberación de la emoción que hay en el inconsciente y trascender dicha emoción transformándola.

La BioNeuroEmoción pretende llevar a la persona que se encuentra enferma al siguiente paradigma: ¿Qué es lo que me ha llevado aquí? Parafraseando a Georg Groddeck: ¿cuál es el propósito de la enfermedad? Esta pregunta tiene el propósito de hacer renunciar al cliente la idea de que son víctimas y llevarlos a lo que nosotros llamamos madurez emocional.

Para la BioNeuroEmoción el aspecto más importante y diferenciador es: su intervención en el bienestar social, a partir de la investigación y estudio de los fenómenos históricos; el desarrollo de un inconsciente colectivo que surge de los cambios y curaciones emocionales de individuos y el aporte en el funcionamiento familiar y de la sociedad. Implica además, el estudio de una forma de vida que enseña, que a través de la toma de conciencia de las emociones ocultas o reprimidas, se puede obtener una mayor calidad de vida.

¿En qué se fundamenta?

El estudio de la BioNeuroEmoción se apoya en la experiencia de numerosos investigadores y practicantes como: Groddeck, María Torok, Josephine Hilgard, Nicolas Abraham, Monique Bydlowski, Hamer, Anne Schützenberger, Marc Fréchet, demostrado que las enfermedades no existen como tales sino que se trata de programas biológicos cargados de sentido. La enfermedad es un programa biológico de supervivencia para adaptarse a situaciones de impacto emocional, fruto de los conflictos que afectan a todo ser vivo.

La BNE integra los avances que diferentes ciencias han obtenido hasta el momento, propiciando así el conocimiento de la relación entre las emociones y su impacto en el funcionamiento biológico del ser humano y por tanto, la influencia en su calidad de vida.

La BNE expresa de una manera más precisa la relación entre las emociones inconscientes, el impacto que estas tienen en la biología y en consecuencia, en la calidad de vida del individuo y su bienestar.

Notas importantes

La BioNeuroEmoción no es una terapia mas ni se puede englobar en ningún tipo de medicina o técnica, sin embargo está al servicio de todas.
La BioNeuroEmoción se puede mezclar con todo y nada con ella, está el servicio de todas las terapias, por lo que hace mejor a cualquier terapeuta.
Ser Especialista en BioNeuroEmoción NO consiste en bajarse unos apuntes y buscar en un diccionario de correspondencias síntoma- enfermedad. Cada caso tiene su emoción oculta y hay que saber encontrarla. La formación como Especialista en BioNeuroEmoción es un proceso que consiste en un cambio de paradigma, se ha de aprender a pensar en BIO.

Objetivos de la BioNeuRoemoción

Encontrar el sentido biológico del síntoma o enfermedad para que para el enfermo/cliente tome consciencia de “para qué su inconsciente está dando esta solución biológica” y no continúe pensando que la enfermedad es algo externo y que no tiene nada que ver con él, sino que comprenda, que dentro de ese síntoma/enfermedad hay una información del inconsciente que le quiere decir algo. Eso nos permite entrar en el paradigma que nos apunto Jung, de que la enfermedad es el esfuerzo que hace la naturaleza para curar al hombre y no es el hombre el que tienen que curar a la enfermedad. Llegar a la emoción oculta, no expresada por motivos de religión, cultura, etc., para que la persona pueda hacerla consciente y la pueda expresar verbalmente y así comience su proceso de curación. La BioNeuroEmoción conduce a la persona que se encuentra enferma al siguiente paradigma: ¿Qué es lo que me ha llevado hasta aquí? ¿Para qué mi biología se expresa de esa manera? Aprender y adquirir una escucha y una comprensión biológica de los síntomas que tras un tratamiento conducirá al enfermo de nuevo hacia la salud.

Teorías y metodologías

Los Ciclos Biológicos Memorizados Celulares descubiertos por M. Fréchet, el Proyecto Sentido, los rangos de hermandad y el Transgeneracional son algunas de las teorías que se abordan en la BioNeuroEmoción ya que son consideradas factores que intervienen en la programación o codificación de las enfermedades.

La Programación Neurolingüística (PNL), la Hipnosis Ericksoniana, las Técnicas de relajación (Sofrología) así como el estudio Transgeneracional y los Duelos, son algunas de las metodologías que se utilizan en la BioNeuroEmoción.

Teorías:

Los Ciclos Biológicos Celulares Memorizados: descubiertos por M. Fréchet, parten de la observación que este profesor de la psicología clínica hizo acerca de numerosas repeticiones de eventos que se suceden en la vida como (síntomas, traumatismos, shocks, etc). Estos se convierten en ciclos inscritos memorizados en nuestras células. El método científico simple y remarcable que Marc Frechet ha desarrollado, nos permite tomar consciencia de nuestros propios ciclos memorizados responsables de la repetición de los eventos de nuestra vida.

Cuando sufrimos un gran impacto emocional y se genera un conflicto que no se resuelve, el cerebro lo va a guardar como un programa y lo va a meter en la memoria celular como una creencia destinada a repetirse en el tiempo a través de otros eventos que tendrán en común emociones ocultas parecidas. Nuestra vida es entonces el resultado de creencias que se alimentan de nuestros miedos o creencias potenciadoras, las cuales se han desarrollado durante eventos primarios de nuestras vidas o desde el vientre materno. Hay una suerte de ley biológica que desea que reproduzcamos únicamente eso que hemos vivido. Así mismo un evento positivo y espectacular va a engendrar en el futuro eventos cuyas emociones ocultas sean las mismas.

Por ejemplo una experiencia vivida de una caída en bici, podrá conducir al cerebro a generar un evento como el de una perdida financiera, en la que la emoción oculta será también esa impresión de caerse y esto ocurrirá en una fecha matemática precisa que coincidirá con la fecha del evento primario.

En la naturaleza todo es cíclico, el día y la noche, las estaciones, el frío y el calor, etc. Al trabajar con los orígenes de nuestras programaciones, podemos liberar eso que se encuentra detrás. Es como trabajar con la fuente.

El Proyecto Sentido:, es la información inconsciente que hemos recibido, es lo que nuestros padres pensaron y desearon inconscientemente en el momento de la concepción, y que permanece vinculado a nuestras vidas hasta que somos conscientes, lo reconocemos y nos liberamos. Algunos aspectos presentes en el proyecto sentido son:

El ambiente de la concepción: la época social y mundial, la situación de los padres, el lugar, la relación familiar, etc.
Los proyectos de los padres (profesiones, sentimentales y para el bebé).
Los conflictos: todas las cosas que molestan y que no han resuelto.

Podemos hacernos la pregunta:
En qué estado de ánimo se hallaban nuestros padres durante la concepción y qué ocurrió en el seno de la familia durante nuestra gestación?…:

El Transgeneracional: es todo aquello relacionado con las memorias. El denominador común es ¿qué vamos a esconder en el clan? El objetivo del análisis Transgeneracional o del Estudio del Árbol Genealógico, es poder poner en nuestra consciencia, la historia de la familia, comprenderla y poder comprender el rol, al que estamos (inconscientemente) invitados a jugar a lo largo de nuestra vida. De esta forma, estamos invitados a resolver situaciones que han sido excluidas de la conciencia familiar.

Al analizar el Transgeneracional, tomamos en cuenta y evaluamos el modo en que cada persona reacciona frente a los sucesos que le toca vivir en su entorno familiar, laboral, social, ya sean próximos o lejanos, sirva el ejemplo, de cómo la persona pone resistencia, frente a la presencia de un “Secreto familiar”.

El Transgeneracional es la información que el inconsciente biológico guarda y que el clan familiar transmite de generación en generación para que un conflicto se pueda resolver en generaciones posteriores.

Este concepto fue investigado, entre otros, por Anne Schutzenberger, psicoanalista, y pionera en Francia de este enfoque.

Metodologías:

  • La Programación Neurolingüística (PNL).
  • La Hipnosis Ericksoniana.
  • Transgeneracional o Estudio del Árbol Genealógico.
  • Los Duelos

¿Por qué de las metodologías?

La PNL:

La Programación Neurolingüística nos proporciona poderosas competencias y recursos que nos permiten adentrarnos con total confianza en el conflicto de cualquier persona en el momento de aplicar la BioNeuroEmoción.

A través de la PNL el Especialista en BioNeuroEmoción adquiere habilidades avanzadas para manejar cualquier emoción que aparezca durante una sesión de Bio, sabiendo en todo momento lo que hay que hacer o “no hacer”, en perfecta sincronicidad con el cliente.

Con la ayuda de la PNL se han estructurado protocolos muy precisos para investigar, detectar y cambiar programas inconscientes que existen detrás de cada enfermedad y muchos de estos trabajos están basados en la larga experiencia de Milton Erickson, creador de la Hipnosis Ericksoniana y terapeuta genial modelado en la PNL.

Por todo esto consideramos básico conocer y aplicar los protocolos de la PNL y de la Hipnosis Ericksoniana en cualquier trabajo de BioNeuroEmoción.

Nos enseña a crear una sintonía e influencia en la persona, sin las cuales no podemos acompañarla ya que no obtendremos su confianza.
Nos permite identificar el resentir de la persona a través de estructuras del lenguaje; aprendemos cómo preguntar para llegar a la estructura profunda de la neurología.
Nos muestra cuales son los programas de funcionamiento interno que pautarán que un síntoma se manifieste como “goma o tintero”.
Nos muestra como identificar creencias limitantes y como cambiarlas abriéndonos a nuevos paradigmas de pensamiento y por tanto a la sanación.
Pone de manifiesto cuales son nuestros principales valores y como utilizarlos como recursos ante desvalorizaciones del pasado que se manifiestan en enfermedades del presente.
Obtiene cambios de percepción de experiencias dolorosas, modificando la codificación interna y curando memorias del pasado a través de “Re-aprendizajes”
Enfoca tu atención hacia donde quieres dirigir tu vida, que salud quieres tener y quien quieres ser.
Detecta incongruencias en las personas que son la estructura de cualquier síntoma o conflicto y muestra como estar “alineado” recuperando rápidamente la salud.
Permite observar desde otros puntos de vista la misma experiencia, aportando información valiosa a las personas y haciendo posible, profundos cambios de percepción.

A través de la PNL el Especialista en BioNeuroEmoción desarrolla el arte de acompañar a la persona a encontrar la emoción esencial asociada al síntoma que hay para cambiarla y así favorecer la curación mediante la liberación de la emoción que hay en el inconsciente y trascender dicha emoción transformándola.

La Hipnosis Ericksoniana y la Sofrología:

A través de la hipnosis y la relajación, podemos entrar conscientemente en el reino del subconsciente para reformar sus sistemas implícitos.

Cuando nos relajamos disminuye la actividad eléctrica del cerebro y accedemos hacia regiones subcorticales más profundas, donde se encuentran almacenados nuestros condicionamientos, actitudes, hábitos, comportamientos etc. En este estado la persona deja de lado sus facultades analíticas y está abierta a recibir información acerca de una nueva forma de ser, de comportarse, donde la salud está por supuesto siempre presente.
A través de la Hipnosis Ericksoniana logramos recuperaciones sorprendentes. Toda la sabiduría de la salud se encuentra en cada una de nuestras células, todos tenemos esa información, solo hay que sacarla a la luz de la conciencia.

La Sofrología:

Es una disciplina que tiene como objetivo el estudio de la consciencia y la conquista de los valores existenciales del ser y utiliza técnicas de relajación y de imaginación como medio para el desarrollo del bienestar psicofísico del ser.

Fuente: Asociación Española de Bioneuroemoción
www.bioneuroemocion.com

No gastes tu tiempo, ni el mío si no tienes claro que deseas cambiar tu vida. Porque no sirve la teoría, esa que manejamos también con frases muy resueltas, hay que estar dispuesto a pasar por un cambio transformacional y eso precisa acción.

“Esa decisión la debe de tomar uno por si mismo, nadie debe decidir por ti”

 

Antes de venir a verme a mi consulta, es conveniente que me solicites la documentación “preparación para hacer una visita con el método de Bioneuroemoción”

La consulta se encuentra en Madrid (Nagari Health Club  Calle Camino de Valladolid, 21 – 28250 Torrelodones) o en Bilbao (General Concha, 4 – 1º D – 48002) o en Alicante (C/ Castaños, 34- 2º Santa Pola), si precisas ampliar información o reservar hora puedes escribirme a llamarme.

 

Natxo Requena

BioNeuroEmoción – Coaching

Móvil: 647 12 99 49

info@sonretos.com

               

EL CÁNCER, ¿ES UNA TRAGEDIA O UNA OPORTUNIDAD?

 

Creando Retos

 

Introducción:

El lunes 10 de junio intervine como ponente en la Escuela Europea de Coaching, concretamente en las actividades que propone Alumni dentro del grupo de investigación de Coaching y Salud. Al cual pertenezco y con el que colaboro. Los asistentes en su mayoría eran Coaches profesionales y personas sensibilizadas con la temática. Para esta ocasión preparé el tema que a continuación comparto contigo.

 

Ponencia:

La vida, suele ponernos en situaciones difíciles en las que no hemos podido decidir nada. En menos de un suspiro, todo puede cambiar. En mi caso por casualidad, tras un accidente de moto, me descubrieron una enfermedad de esas que podemos bautizar como “compleja de superar”. Cuando me lo comunicaron, podría haberme lamentado y entrar en un bucle de queja (que si el accidente, que si la enfermedad…), pero NO, en mi caso, lo primero que hice fue dar gracias al accidente, ya que si no lo hubiera tenido y no me hubieran hecho un escáner, no hubieran sido posible detectar que tengo un Linfoma de Manto y ponerle remedio.

 

Desde el accidente hasta que me confirmaron que tenía un Linfoma, pasaron 30 días y 30 noches. Me habían adelantado que tenía algo grave, posiblemente cáncer, pero aún no tenía el gusto de que nos hubieran presentado formalmente. Vamos, que no conocía el nombre y los apellidos del susodicho. ¿Me importaba?, ¿tenía ansiedad? ¿preocupación?, PARA NADA. Lo que de verdad me importaba en ese momento era aprender a andar de nuevo, ya que tenía fracturado el fémur por tres partes.

 

Recuerdo especialmente el día 13 de noviembre, ya que fué cuando me presentaron formalmente a mi huésped. Las vueltas que dió Belén, mi hematóloga para decirme al final:- “Natxo tienes un Linfoma de Manto“-, que en cristiano quiere decir, “tienes Cáncer”. Pensé: –“¡CÁNCER!, ¿yo que no me pongo nunca malo?, ¡qué siempre estoy cómo un roble!”-. Que te cuenten que tienes una enfermedad, a bote pronto ¡impresiona!. Pero yo me dije: -“Natxo ¡lo tuyo son los retos!, este es cañero,¡pero tú puedes con eso y con la recuperación de la pierna!”- . ¡Claro! también había que contar con la opinión de la experta, así que le miré a los ojos y le pregunté: -“¿Tengo posibilidades?”-. Al confirmarme que sí las había, quería dejarle muy clara cuál era mi postura en ese momento y le dije: – “Belén, si tú pones el 100% ¡de esta salimos!, por mi parte no tengas dudas”– . Imaginaros la cara del médico… me estaba diciendo que ¡tenía cáncer! y yo le suelto eso…, hubo un momento de risas, que a mi por cierto, me vinieron muy bien para aflojar la tensión.

 

Mis conversaciones interiores y mi discurso era: – “¡De esta experiencia saldré mucho más fortalecido!”– no sé las veces que me repetí esa frase. Lo tenía todo a mi favor, yo lo sentía así: personas que me quieren, apoyo incondicional, un reto en toda regla, fortaleza mental (buenos ingredientes para prepárame mi medicina). El cáncer había llegado en el mejor momento de mi vida,  cuando más sereno, fuerte y decidido me encontraba. Por lo tanto, sólo quedaba superar el reto, y me hice un propósito en firme: –“¡Servirá para poder compartirlo con otras personas, porque es una experiencia vital en toda regla!”-.

 

Por ese motivo llamé a Kiko y me ofrecí como coachee para compartir mi caso con el grupo de trabajo de Biologia del Cambio del Observador (BCO). Entendía que era una gran oportunidad poder sentir en primera persona el Coaching, con un coach formado en BCO. Me asignaron a nuestra compañera Susana Punzón y juntos hemos avanzado a lo largo de  8 sesiones. Desde la primera hasta la última, todas han sido muy valiosas para mi crecimiento personal, para tener un espacio de reflexión, para conocerme aún más, y sobre todo, para canalizar mis emociones. El compromiso y la responsabilidad en las sesiones, enseguida marcaron un camino claro, que hemos peregrinando juntos, con aprendizajes vitales, independientes a mi estado de salud.

 

Al leer en el diccionario de Martel sobre mi enfermedad, comprendí qué pasos tenía que dar. Hasta entonces, intuía lo que necesitaba modificar, pero recibir ese regalo, era dar luz al hacer. En mi enfermedad, siempre he partido desde la oportunidad, nunca me he cuestionado: -“¿por qué a mi?”– siempre he pensado: –“¿para qué me he puesto enfermo?”-. Esa reflexión me ha dado la posibilidad de abrir puertas y de llegar a un grado de conocimiento sobre mi mismo, que hasta ahora no tenía.

 

“Si Cambias Tu Vida, Cambias Tu Energía”. Ahora que lo he experimentado y lo he vivido en primera persona, estoy en disposición de poder compartirlo con todo aquel que se encuentre en una situación similar. Nuestra vida cotidiana, pensamientos, sentimientos,… etc. nos mantienen en un mismo estado del ser, son el artífice  de repetir una y otra vez nuestras conductas, y por lo tanto, que veamos el mismo paisaje con los mismos resultados (dicho de otra manera, siempre obtengo más de lo mismo). Si queremos cambiar nuestro paisaje, tenemos que pensar, sentir y actuar de forma diferente,  no me estoy refiriendo a cambiar de personalidad, me refiero a gestionar de manera distinta, lo que hago con lo que recibo.

 

Os lanzo un Reto: ¡Decidid ser quien queráis ser! , despojaros de aquello que no os sirva (comportamientos, creencias y acciones que no os conduzcan al destino que deseáis). Parece una tarea compleja, ya que a nuestra mente regresan una y otra vez los mismos pensamientos, las mismas dudas y por lo tanto, los mismos resultados que hacen que a veces nos sintamos frustrados. Pero la solución pasa por una transformación en tu mente y en tus emociones. Para lograrlo necesitáis  dibujar en un lienzo con una nueva gama de colores, yo ilustré el mío al preguntarme PARA QUÉ TENÍA CÁNCER.

 

El cáncer, los médicos o la muerte no van ha decidir por mi. Mi vida y el modo en el que yo quiero vivirla, lo decido yo. Esa es mi mayor responsabilidad y mi compromiso, porque quiero disfrutar de cada segundo.

 

Es un proceso vital y transformador,  yo lo he experimentado y por eso quiero ahora compartirlo. ¡Por suerte!, yo partía con ciertos conocimientos sobre el Coaching que me ayudaron a manejar la situación desde un principio, pero aún así, no era suficiente, ya que no eres igual de objetivo contigo mismo, por eso me ha venido muy bien recibir un proceso de Coaching y contar con un COACH con C mayúscula.   Realmente una enfermedad puede ser un gran vehículo, pero sólo si sabes cómo manejarlo. Todos sabemos que un  coche de Fórmula Uno es potente y rápido, pero ¿seríamos capaces de sacarlo del box sin ningún tipo de asesoramiento?

 

Hace un par de años me hubiera preguntado ¿por qué a mi? Ahora solo me pregunto: -“¿para qué me sirve tener cáncer?”- y la respuesta la tengo clara:  ¡Para darme la oportunidad de vivir en primera persona la transformación!. Ahora además de la teoría, tengo la práctica. La experiencia y el conocimiento que me ha aportado, sin duda me hacen ser un excelente compañero de viaje para personas que estén inmersas en una situación similar a la que yo estoy viviendo. En nuestra vida todos podemos decidir con qué colores queremos ver las cosas, la elección es sólo nuestra. Las circunstancias son las que son eso es innegable, pero la gestión de ellas, son lo que nos hacen diferentes y por eso, los Coaches, somos una gran opción para acompañar en procesos de transformación vitales.

 

El cáncer te ofrece la oportunidad para completarte, para solucionar estados emocionales, para hacer una mejor gestión de nuestros recursos y sobre todo para ser mejor persona. Donde el presente cobra el mayor de los protagonismos por eso mi recomendación es  ¡VIVIR EL AHORA!

 

Hasta aquí no he llegado solo, por eso me gustaría agradecer a mi familia, y en especial a Olga mi pareja por su generosidad, y ser un puntal en mi vida. También a mis amigos, compañeros de promoción, a la EEC / BCO por facilitarme el espacio que compartimos. Especialmente a Beatriz Pantín, Silvia Guarnieri, Alfredo Castejón y Kiko Junquera, por su seguimiento y aliento. A mi coaches, ya que el espejo que me han mostrado ha permitido gestionar mi vida bajo mis deseos, muchas gracias Susana Punzón y Daniel Paglia. Al equipo médico que con tanta maestría me acompañan a la cabeza las Doctoras Belén Navarro (Hematóloga) y Esther García Paredero (traumatóloga) y a todo el personal que da sentido cada día al Hospital Puerta de Hierro.

 

Quiero hacer una mención especial a Arene, alguien muy especial para mí, ya hoy preparando esta conferencia, coincide que hace dos años nos despedíamos físicamente. Cada día su energía está conmigo y es parte de mi ser, su magia está con nosotros ahora.

 

¡¡¡¡¡Muchas gracias a todos!!!!!!!

 

Natxo Requena

¿Qué dicen tus ojos?

SonRetos

Estos días he tenido la oportunidad de visitar un hospital de día, es el lugar donde asistimos algunos de nosotros, para que nos administren determinados tratamientos. Los sillones se van ocupando por diferentes tipos de personas que esperan un “chute de vida”, prefiero llamarlo así, porque la palabra “quimioterapia”, me transmite otras sensaciones menos positivas.

Estando allí, me he dado cuenta que mirando a los ojos de las personas que los ocupan, puedo ver el grado de implicación que tienen con la vida. Cada persona ha tomado un camino diferente frente a su enfermedad, no todos llegamos al sillón con la misma actitud. Por supuesto, hay un camino interior que recorrer, pero creo que depende de cada uno, nosotros mismos nos marcamos nuestro punto de partida. Yo he decidido peregrinar desde la etapa del aprendizaje y de la aceptación, esa manera de vivir mi enfermedad, me está aportado innumerables posibilidades, de todo tipo y en todos los ámbitos. La verdad es que no sé cómo se hace de otra manera, es la que me fluye de forma natural y la que me ha servido para llegar donde hoy me encuentro.

Que te diagnostiquen un linfoma puede suponer muchas cosas, pero a mí me ha servido en bandeja, una “oportunidad”. He vivido durante años de cara a la galería, teniendo más en cuenta la opinión del prójimo que la mía propia. No he escuchado a mi cuerpo, no he sabido conversar con él y menos poner soluciones a sus necesidades.  Ahora creo que antes, no era capaz de expresar mis emociones ni defender lo que legítimamente era mío, prefería huir y empezar de nuevo. Para mí era una cuestión de supervivencia, era más fácil “huir hacia delante” y enterrar las cosas molestas con unas cuantas palas de arena. En ese momento, no sabía gestionar las cosas de otra manera, tenía muchos puntos ciegos.

Ahora siento que la enfermedad me ha proporcionado un “Tesoro”, poder conocerme a mí mismo. La enfermedad hacía años que ya estaba instaurada en mí, no era física como lo es hoy, pero se manifestaba a través de bloqueos emocionales, por gestionar mis sentimientos de una forma un tanto dañina. Al final cuando vives de esa manera, el resultado suele ser un desenlace que no beneficia a tu cuerpo y que puede somatizar perfectamente en cualquier enfermedad. La principal para mí, es alejarte a una distancia donde no alcanzas lo que necesitas realmente, porque ya no hay una conversación interior sincera.

A mí la vida me ha dado una reválida, puedo regresar a la “universidad”. Lo bueno que tiene este centro de formación, es que el profesorado es uno mismo, pero no nos engañemos, es un profesor muy exigente, no te permite echar balones fuera. Aquí no se puede ir de víctima, si lo haces “estás cateado” y lo peor, creo que no hay repesca. Tengo la oportunidad de trabajar en todas las materias en las que no he sacado buenas notas,  la posibilidad de aprender a conocerme para sentirme en paz conmigo mismo. Llegar a ese punto, creo que es dejar de hacer responsable a los demás de lo que a ti te pasa, pero también ser permisivo contigo y no hacerte cargo de cosas que están fuera de tu responsabilidad. Una de las asignaturas que encuentro más divertidas es Vivir con intensidad cada momento, porque es un continuo descubrir. Es la manera de volver a conectar contigo, de tenerte presente y acercar tu ser más profundo a tu día a día. En otras palabras es “Tomar las Riendas de Tu Vida”.

Hoy mis ojos muestran chispas, muestran esa luz que se tiene cuando estás enamorado, cuando trabajas en un proyecto que te cautiva, cuando hablas con alguien y eres capaz de dirigir el mensaje desde lo más profundo de tu ser. En definitiva, muestran Vida, independientemente del estado de la enfermedad, en mi fuero interno, sé que algo grande ha cambiado.

En mi próximo “chute de vida” os seguiré mirando a los ojos y compartiendo mis experiencias. Soy consciente de que desnudarme de esta manera, es una terapia, porque comparto mis sentimientos. Tal vez puedo ayudar a personas que estén pasando por una situación similar, pero seguro, puedo curarme emocionalmente, ya que es el primer paso para vencer un desafío que se me ha presentado sin llamar a la puerta.

Os hago partícipes de unos talleres que impartiré a partir del mes de mayo del 2013 en diferentes ciudades de España. El objetivo es compartir lo que a mí me ha servido para “Tomar las Riendas de Mi Vida”. Será interesante para todas aquellas personas que estén en un momento de su vida donde “Sus Ojos No Brillen”. Todos tenemos puntos ciegos, por eso es una suerte tener alguien cerca que pueda mostrártelos. Os invito desde aquí a que me acompañéis, porque son unos talleres creados desde el corazón y lo que se comparte desde ese punto, crea magia en quien lo recibe.

 

Nos seguimos leyendo…

 

Un fuerte abrazo,

 

Natxo Requena