Tengo abortos espontáneos ¿Para Qué?

mamá embarazada

Que por la mañana suene tu whatsapp y que compartan contigo una imagen de un bebé recién llegado a esta vida… de por sí, se trata ya de un regalo. Pero mi mayor regalo es ser testigo de cada una de las personas que acompaño cada día en consulta, observando su posibilidad desde el momento que nos encontramos.

Hace unos meses una colega me derivaba a una clienta, el primer día que tuve la oportunidad de hablar con ella, bastó con las primeras dos frases para percibir la ansiedad, la desconfianza y quizás incredulidad hacía la BioNeuroEmoción. Tenía todo el derecho y por supuesto yo no estaba en esa conversación para hacerle pensar en lo contrario, pero sí me permití compartir mi intención, una vez leí una frase que rezaba; “quien venga a ti, que se marche con más paz que con la que vino”. Esa es mi única intención, poner mi 100% con cada una de las personas con las que me encuentro.

Para ponernos en contexto, estamos hablando de una persona que quería traer al mundo un segundo hijo, hasta en 4 ocasiones había abortado recurrentemente en los últimos años. El diagnóstico médico, salvando tecnicismos, se producía por una alteración hormonal de la cliente, dicha alteración llevaba al desenlace de aborto espontáneo.

Cuando me llamó, quise aclarar que yo NO la iba a ayudar a revertir la situación que se venía produciendo de forma reiterativa y, menos aún, mientras mantuviera como único deseo el hecho de ser madre de nuevo. Lo primero era compartir y ver desde el síntoma la oportunidad que éste le ofrecía, para lo que acordamos tener una primera sesión, en la cual ella se pudo hacer consciente del estado en el que se encontraba y también pudo observar el patrón emocional que se estaba mostrando a través del síntoma: “Tengo que estar a la altura y he venido al mundo siendo lo contrario de lo que deseaban mis padres.” A partir de ese momento se empezaron a abrir puertas que declaraban situaciones vividas, pensamientos generados y creencias instaladas de una manera consciente e inconsciente.

En las sesiones que mantuvimos posteriormente emprendimos un recorrido por sus creencias, por su manera de pensar y por lo tanto por su manera de proceder. Ella advirtió el nivel de exigencia auto-impuesto al que se sometía inconscientemente. Éste era tan alto que estrangulaba de una manera simbólica a la vida que deseaba traer al mundo. Había depositadas tantas expectativas, que el mero hecho de volver a fracasar, “así vivía cada aborto”, era la somatización más absoluta para generar un estado de estrés y una culpabilidad muy elevada.

Por supuesto no entraré en los pormenores de las consultas, pero hicimos un recorrido por los patrones emocionales que vimos a través de su proyecto sentido y en el estudio de su árbol transgeneracional. Me gustaría compartir y resaltar a través de estas líneas lo hermoso que es ver la transformación de un ser humano cuando se hace consciente de su “Para Qué”. Con estas circunstancias y a través de cada experiencia me hago consciente de en qué manera mi trabajo me devuelve 100 veces más de lo que yo le doy.

Gracias a este camino que decidimos recorrer juntos, los días transcurrieron a través del acompañamiento de la BioNeuroemoción dando paso a una persona que tomaba las riendas de su vida. En cada sesión se hacía más conscientes de sus patrones emocionales, de sus miedos y necesidades. Unos incorporados de serie el día que vino al mundo y otros a través de su manera de sentir y pensar que había adoptado con el único fin inconsciente de “Ser Aceptada en su Sistema Familiar”.

Esa foto que recibí por la mañana era la de su bebé recién nacido, era la foto del hijo que había venido al mundo. Gracias por compartir conmigo tan bello regalo. Sin embargo, el regalo más bello que he podido recibir es observar cómo la biología se muestra equilibrada cuando tomamos conciencia de nuestros desequilibrios, cómo se equilibra y da otra posibilidad cuando uno decide dejar caer sus máscaras y, por supuesto, dejar de tener miedo a Ser. Creo que cuando uno pasa de sentirse víctima de 4 abortos a ser consciente de que esos 4 abortos son la llave para descubrirse, la vida simplemente hace lo que venía haciendo, equilibrarse, pero esta vez mostrando una realidad diferente.

Bebe dormido

Sinceramente ver a una persona que es capaz de volver a mirarse, tratarse con respeto y ser consciente que la opinión que ella tiene de si misma no varía en función de ser o no madre de nuevo. Ese es el gran regalo de la vida en forma de 4 paquetes con un lazo; Detrás del síntoma se encontraba el Para Qué la vida le había puesto cuatro posibilidades de tomar conciencia, y hoy así poder sostener conscientemente en su nueva vida, a una nueva vida que hoy se encuentra entre sus brazos.

Gracias por hacerme testigo de tu generosidad y sobre todo por ser tan valiente, gracias de corazón.

Bienvenido a tu bebé, felicidades a toda la familia.

Natxo Requena García

Coaching – BioNeuroEmoción

 

 

Deja un comentario